Duelo por Kim Jong II

EL 19 de diciembre nos llegaba la noticia de la muerte del dictador norcoreano Kim Jong II. Pocos días después la televisión norcoreana difundía al mundo este video. Para los que no lo hayan visto, merece la pena:

Muchos pueden pensar que las lágrimas son burdas representaciones teatrales forzadas a emanar por un régimen represivo. En en gran medida esto es cierto, pero es un buen lugar para reflexionar sobre un aspecto importante del ritual: ¿son las emociones las que general o condicionan el ritual, o es el ritual el que provoca las lágrimas?

Bloch y Perry (1982) secundan una visión neo-marxista de los funerales donde todo ritual es una manifestación social pública llamada a perpetuar un sistema de poder concreto. La muerte de cualquier persona abre un momento de caos pues desestructura la sociedad. El funeral y el duelo serán los encargados de re-estructural el tejido social dañado por la individualidad de la muerte. Para Bloch evidentemente las emociones son secundarias. En este caso los norcoreanos del video has sido forzados a llorar y a generar y buscar una emoción concreta, que finalmente se alcanza.

Metcalf  y Huntington (1991) consideran que la relación entre ritual y emociones no es causal en ninguno de los sentidos, sino que es cibernética. Esto quiere decir que se afectan mutuamente modificándose una a la otra continuamente. Este sentido es el que mejor encaja con la teoría girardiana pues lo que comienza teatralizado, en poco tiempo cobra vida propia y se retroalimenta con y de las emociones humanas.  En este caso los norcoreanos que lloran lo hacen ‘de corazón’, pero posiblemente no por amor a su líder, sino por que es lo suyo.

En resumen: los que lloran, lloran de veras. Eso si, no creo que muchos se acuerden al día siguiente de su amado dictador.

 

 

Bloch, Maurice, and Jonathan P. Parry, Death and the Regeneration of Life (Cambridge University Press, 1982).

Metcalf, P., and R. Huntington, Celebrations of Death: The Anthropology of Mortuary Ritual (Cambridge University Prees, 1991).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s