Identificaciones Indígenas Elitistas

Permítanme lanzar una pregunta sencilla: ¿Por qué los movimientos indígenas actuales se identifican siempre, o casi siempre, con las elites locales del pasado pre-contacto? Valga de muestra un botón:

En enero de 2006 Evo Morales, presidente de Bolivia, se coronaba en Tiwanaku como Apu Mallku o Líder Supremo de los aymaras, recogiendo simbólicamente la herencia imperial incaica de Tupac Amaru, el ultimo de los reyes Incas. Sin embargo, lo interesante de este asunto es que Morales es miembro del partido Movimiento al Socialismo (MAS) y es a este partido al que representó en las urnas. ¡Cómo se traga esto! ¿Socialismo e Imperio? ¿Qué significa?

Deberíamos saber que los incas en los Andes o los aztecas en Mesoamérica no eran sino una élite minoritaria y exclusiva. Estos imperios, como buenos movimientos imperiales o imperialistas, hicieron un uso privilegiado de la violencia para mantener el poder. Las interpretaciones marxistas de la historia precontacto del área andina en los años 60 y 70 del siglo XX trataron de vendernos un socialismo práctico y “natural”, pero hoy sabemos que los incas, al igual que los aztecas, gobernaban a golpe de macana, soportados por una mística apocalíptica y mesiánica que justificaba una violencia inhumana y una total desigualdad. En pocas palabras, ¿cómo es posible que se reivindique un pasado donde el diez por ciento de la población dominaba al resto casi como si fuera ganado?

Lo que muchos libros de historia, profundamente influidos por la leyenda negra y acomplejados, no cuentan nunca es que gran parte del éxito y rapidez de la expansión española en América fue posible por la propuesta originaria cristiana de igualdad y la libertad otorgada al ser humano per se, algo que se privilegió y defendió a pesar de que se dieron, sin duda, muchos abusos. Es muy fácil idealizar el mundo indígena desde una ciudad atiborrada de coches y de ruidos, y pensar al indígena como un ser libre, sin estrés ni hipotecas que pagar. Sin embargo si usted se atreviera a vivir una temporada en alguna comunidad indígena vería que no es oro todo lo que reluce y que existe el sufrimiento y permítame que le corrija: no todo el sufrimiento de los pueblos indígenas, ni mucho menos, ha sido originado por Occidente.

Valga de muestra otro botón: en Micronesia, donde la evangelización fue tardía y poco intensa y donde las playas paradisiacas y el sol son abundantes, la tasa actual de suicidios es una de las más altas del mundo, pero agárrese los pantalones, el 80 por ciento de los muertos tienen de 9 a 25 años. Yo vivo en las Marianas y soy testigo de ello. ¿Cuál es el origen del mal y de la violencia? Lo siento, pero debo decirles que existe el pecado y el mal moral, lo quiera usted o no, y que es universal.

Los incas y los aztecas y todos los indígenas sufrían y sufren hoy por lo mismo que sufre usted. No son víctimas inocentes sacrificadas por la codicia europea camuflada de religión, los procesos son mucho mas complejos y heterogeneos. Debemos pasar de página y superar el marxismo y el pensamiento victimario si queremos analizar la historia de esta humanidad con rigor.